¿Cuándo usar un software educativo?

Uno de los puntos clave para poder elegir un software educativo es que los tutores, y también los maestros, tengan perfectamente claro cuáles son las consecuencias que vienen al utilizar estas herramientas para la educación, y, lógicamente, que quede claro que estamos hablando simplemente de herramientas, no sustitutos. Es de suma importancia que tengamos en mente que un simple programa no va a poder conseguir que un alumno relacione todo lo que va a estar aprendiendo con lo que vive diariamente. Los padres, tutores y profesores son los responsables de estar monitoreando de cerca a un estudiante cuando esté usando estos programas. Si ponemos atención a las investigaciones que se han realizado para poder analizar la efectividad de estos programas dentro de un salón de clase, nos podremos dar cuenta que sí han tenido un impacto positivo en los estudiantes, pues hay ciertas habilidades que sí han logrado desarrollar, pero es una mejora que no es acompañada al momento de que intentan aplicar toda la información que aprenden con el uso del programa. Este tipo de softwares son efectivos en el momento en el que, tanto profesores como alumnos, se sientan para poder conversar sobre todo lo que se impartió en el mencionado software, pues así el alumno sí puede asimilar toda la información que vio dentro del programa.

Existen diversas estrategias que se deben de utilizar para que un profesor pueda decidir si algún programa realmente es útil y adecuado para las necesidades de sus alumnos. Hay distintos investigadores que han dedicado largos años para poder determinar algunos modelos para poder elegir un software que sea óptimo, ya que hay muchísimos programas actualmente que ofrecen distintos beneficios para la educación, todo sin mencionar que van saliendo más y más día con día. Según comentan dichos expertos, un software que realmente vaya a ser útil no solamente debe de serlo para los alumnos, sino que también debe de serlo para los profesores, ya que su implementación debe de ser sencilla, además de que todo el material contenido debe de ser perfectamente entendible. Como ha ido pasando el tiempo, se ha comenzado a hacer más y más común el uso cotidiano de estas herramientas, por lo que ya es una obligación para los maestros que pongan atención especial a las consecuencias que trae su uso, simplemente con el fin de determinar si el programa está teniendo las consecuencias deseadas en los alumnos o no. Lo más común es que en varias instituciones ya haya distintos procesos que se deben de seguir para poder evaluar el rendimiento de estas herramientas, mientras que hay algunas otras instituciones en las que apenas se deben de crear o que deben de adaptarse, pues es para alumnos especiales. Lo que se debe de dejar claro es que un software de la educación se debe de adaptar de manera perfecta a los estudiantes, pues esta es la forma en que podemos asegurarnos que sus habilidades van a seguir en aumento. De igual forma, es fundamental que se ponga atención especial a aquellos programas que están destinados al uso por alumnos con necesidades especiales, por lo que, en este punto, es recomendable que se ponga en contacto directo con algunas de las compañías que desarrollan estos programas, todo para preguntar por todos sus productos y ver cuál es el que mejor se ajusta a las necesidades.

Se recomienda también, en todos los casos, ponerse en contacto con escuelas similares a la propia, todo para preguntar qué tipo de programas suelen utilizar y pedir una retroalimentación sobre él, todo para ver si hay alguno en específico que se recomiende que podamos utilizar.