Dos ciudades por las que vale la pena encontrar vuelos baratos al viejo continente

Si alguna vez has pensado en buscar vuelos baratos para ir a Europa para deleitarte con alguna de sus magníficas ciudades, te recomiendo que lo hagas. Todos los países y los continentes son diferentes, pero Europa es un caso especial que deberíamos conocer. La historia y la cultura que posee son razones que se distribuyen a lo largo de miles de ciudades, en donde puedes recorrer monumentos impresionantes, conocer nuevas gastronomías, o bien, divertirte como nunca. Todo lo que ha pasado: guerras, enfrentamientos, unión de razas y muchas otras cosas, han dejado sus huellas en estos lugares increíbles. Pero, si pudieras seleccionar sólo un par de ciudades para que conocieras, yo te recomendaría dos que considero imperdibles: París y Roma.

París

Todo mundo sabe en dónde está París, pero si hay algún despistado, debe enterarse que es la capital de Francia y que fue fundada alrededor del 200 a.C. Sí, lo sé, no pareciera que fuera tan vieja, pero es su historia. Esta ciudad es una de las ciudades más ricas del mundo, tanto para vivir, como para disfrutar. Bueno, yo lo pensaría un poco por los franceses, que a veces no son del todo amables. Como sea, junto con Londres, es reconocida como el centro de la economía Europea, así como una de las capitales del arte y la cultura, posición que ha mantenido durante muchos años, y que le ha otorgado el título de la “Ciudad de la Luz”. Hay muchos artistas e intelectuales que suenan en todo el mundo que han salido de aquí, cuyas obras se pueden visitar en los museos fantásticos que tiene esta ciudad, como el de Orsay o el Louvre. Por nombrar a algunos, tenemos a Renoir, Voltaire, Monet, Sartre, Van Gogh, y Gauguin. No es casualidad que exista tanta cultura e intelectualidad en París. Existe un gran número de atractivos tanto arquitectónicos, como culturales, que brillan por su interés para los turistas, como la Torre Eiffel, Los campos Elíseos, La catedral de Notre Dame, La ópera, el Arco del Triunfo, y muchos otros más. Finalmente, para descansar un poco de tanto ajetreo turístico, caminar por el Río Sena puede completar un viaje romántico, si ésa es tu intención.

Roma

Por otro lado, Roma es la capital de Italia. Esta ciudad es una preciosidad que tiene una mezcla de aire moderno y antiguo, y se le considera como uno de los mejores sitios para conocer en el mundo. Fue fundada en el siglo VIII antes de nuestra era, junto al río Tíber. Creo que todos hemos escuchado a hablar de Roma, pero si alguno no recuerda sus clases de historia, les daré una refrescada. Roma es conocida como la Ciudad Eterna, ya que desde aquellos tiempos remotos, ha destacado en diferentes facetas. La más importante fue cuando llegó a ser la capital de la civilización occidental, marcando muy fuerte su huella en cuestiones sociales, culturales, lingüísticas, literarias, artísticas, religiosas y muchas otras más. Si quisiéramos hacer una lista del legado que obtuvimos de Roma, no terminaríamos nunca.

Otro aspecto interesante de esta ciudad, es que posee otra ciudad dentro de sí, que es totalmente independiente a ella misma: El Vaticano. El turismo religioso tiene un fuerte poder en este lugar, por obvias razones. Sin embargo, no es sólo eso, sino todos los vestigios antiguos que posee, lo que atrae a tantas personas. Por ejemplo, el Coliseo fue el anfiteatro más grande de los romanos antiguos, y uno de los pocos monumentos que quedan tan conservados de aquellas épocas. Igualmente, los Obeliscos que se ven, las calzadas, las termas romanas, las villas, como Villa Medicci, y las fuentes, como la Fontana de Trevi, son sólo unos ejemplos de lo que se puede visitar en esta magnífica ciudad.