Gradúate de una Licenciatura en Derecho y defiende a las estrellas

La carrera de alguien que estudió Licenciatura en Derecho puede ir de un extremo a otro sin necesidad de muchos cambios. Bueno, no es lo mismo un abogado ecologista que uno que se dedica a demandar grandes empresas. Sin embargo, el área que manejan es muy interesante. El otro día reflexioné sobre las personas que se dedican a defender a los artistas que han cometido crímenes muy graves y me impresionó mucho la idea de saber los secretos sobre las personas que vemos todos los días, pero de una forma tan lejana que ni siquiera parecen de este planeta. Sin embargo, caí en la cuenta de que ellos no son los únicos que necesitan un abogado. Hasta aquellos que sólo consumen unas copas de más y se trepan al carro necesitan un abogado. Por eso, me puse a imaginar en qué casos me hubiera gustado participar, y aquí les traigo el resultado de mi reflexión sobre la posible vida profesional de un abogado.

La primera de la que quisiera hablar es de la heredera más reconocida en todo el mundo: Paris Hilton. El glamour que rodea a la hija mayor de los dueños de los fabulosos hoteles Hilton es casi tan grande como los escándalos en los que se ha visto envuelta. Si alguien quiere escuchar mi opinión, la primera vez que juzgaron a Paris fue realmente por una tontería. Entiendo los riesgos de conducir en estado alcoholizado, pero supongo que tampoco es un crimen por el que deban hacer tanto alboroto. Especialmente si sería sentenciada a vivir en libertad condicionada por tres años y al año siguiente tendría un nuevo problema legal, aunque, en esta ocasión, por no llevar su licencia mientras manejaba, lo que causó que terminara en la cárcel.

Pero uno que no esperaba encontrarme, aunque con gusto me hubiera encantado asesorar, es nuestro estimado señor Bill Gates. Aunque no parezca del mismo estilo que Paris, este hombre también tuvo sus andares a altas velocidades y no completamente sobrio cuando era joven. A partir de 1975 y hasta 1978, aproximadamente, tuvo 3 audiencias por diferentes problemas relacionados con su forma de manejar y su forma de beber. Sin embargo, era muy joven, así que no tenemos que armar un escándalo comparándolo con el hombre que es en la actualidad.

Por otro lado, se encuentra mi amado Eminem. Una dura infancia y una exitosa carrera son las cosas que más nos recuerdan a él. Cada año, un nuevo premio y un nuevo single que fascina a todas las personas que escuchan rap. Hasta ha ganado un Grammy. Pero este hombre tiene cierta afición por las armas, y fue cachado en un par de ocasiones poseyendo unas de forma ilegal, por lo que fue incluido en su historial judicial.

Otro que se vio en problemas con la justicia fue el guapísimo Matthew Mcconaughey. Si no lo ubicas, puedes recordar al protagonista de Dallas Buyers Club o How to lose a man in ten days. Su caso es bastante gracioso, si lo piensas fuera del marco legal, ya que lo arrestaron en su casa por hacer mucho escándalo estando bajo la influencia de la marihuana, en 1999. Afortunadamente, no hubo más problemas que eso.

Pero otro que anduvo haciendo de las suyas, aunque estando bajo la influencia de la bebida, es Keanu Reeves. El protagonista de Matrix parecía no poder mantener la cordura cuando bebía unos tragos extra, pues en 1993 fue hallado al volante en ese estado y, por lo mismo, lo arrestaron.

Sin embargo, un galán más de Hollywood que comenzó a atraer la atención de los medios por un incidente del cual se mostró muy avergonzado. Las personas piensan que los artistas tienen a todo al mundo a sus pies, pero aun así, Grant fue sorprendido pagando a una sexoservidora para que le practicara sexo oral. Fue detenido y le cobraron una multa de 1200 dólares, además de estar condicionado en su libertad por 2 años.

Finalmente, queda una estrella que no ha dejado de resonar por el mundo de la farándula, debido a sus escándalos constantes con drogas y alcohol. La pequeña y bonita niña que hacía películas como “Juego de Gemelas”, se vio envuelta en una serie de sucesos a partir del 2007, que llevaron a que todo el mundo se olvidara de sus actuaciones y sólo recordara sus escándalos con las drogas. Poco a poco, la cocaína comenzó a volverse un acompañante frecuente de la actriz y llegó a ser acusada de transportar esta droga y manejar mientras estaba consumiéndola. Así pues, tuvo que ir a rehabilitación por más de un año y, además, hacer varios días de servicio comunitario.

Así que ya sabes: cuando necesites un abogado, consulta entre tus amigos que hayan estudiado licenciatura en derecho, para que te pueda sacar de algún lío. Y si cuentas con presupuesto suficiente, puedes checar con los abogados de los famosos, para que te resuelvan los problemas.