Los períodos de luto en la religión Judía

La religión judía tiene como costumbre tres periodos en el periodo de luto, a continuación se describen brevemente en que consiste cada una.

º La shivá Shiv’ah (שבעה hebreo para “siete”) Es el luto, un proceso importante para el alma como par los deudos (dolientes), que dura los primeros 7 días después de la muerte; se cree que parte del alma se queda donde está enterrado el cuerpo. Durante este tiempo los deudos deben sentarse en banquillos bajos, en señal de luto, no pueden cortarse el cabello, ni afeitarse durante un mes, además no pueden realizar ninguna actividad que les proporcione placer.

º Al terminar la shivá se inicia el segundo periodo de duelo llamado “SHLOSHIM”, que significa treinta, que dura 30 días después del entierro, el duelo se termina durante esta etapa excepto para los hijos. Que deben asistir diadamente a la sinagoga para decir el Kadish.

º El KADISH, es un rezo en arameo que ayuda a que el alma se eleve, a los 11 meses del fallecimiento se considera que el alma ha llegado a su lugar final. Es una oración distintiva del duelo judío donde se declara la grandeza del Todopoderoso, además es uno de los pocos rezos del judaísmo que se deben realizar con la presencia obligatoria de un quórum, o sea la presencia de diez adultos. ​

º El Avelut es el tercer periodo de luto, observado exclusivamente por la muerte del padre o de la madre. Se inicia a partir del shloshim y se extiende por doce meses hebreos, hasta el primer aniversario del fallecimiento (y no del entierro).

Cuando terminan los tres periodos de luto que de alguna manera son obligados por la religión, ahora la comunidad prohíbe volver a hacer luto. El ser creyente de la religión Judía tiene el deber de honrar a la vida y no la muerte.