Mi viaje por uno de los lugares turísticos de México más mágicos: Xico

Hace poco fui a Xico y descubrí uno de los lugares turísticos de México (http://revista.pricetravel.com.mx/lugares-turisticos-de-mexico/) que no tenía idea de que existían. Seguramente, tú tampoco tengas demasiada idea de lo que es este lugar. Te informo que se trata de uno de los pueblos de Veracruz, localizado a poco más de 18 kilómetros de la capital del estado, Xalapa. Si estás pensando en buscar un destino para pasar un fin de semana delicioso, ve a Xico.

Una de las más grandes bondades de Xico es su clima. Este pueblito se encuentra en la ladera del Cofre de Perote, por lo que posee un clima bastante templado. Esto facilita que la vida se lleve con un paso más relajado y que el pueblo huela siempre a café. Aunque no es por el café caliente que se preparan las personas, sino por los miles de cafetales que existen en las haciendas de la región, famosa en el mundo por este delicioso producto.

Cuando vayas a comenzar el paseo, te recomiendo que lo empieces en la Parroquia de Santa María Magdalena. Mandada a elaborar en el siglo XVI, la iglesia se conserva en un estado magnífico. Posee muchos detalles barrocos y neoclásicos, y no deja de sorprender a los visitantes que llegan a sus territorios. De igual forma, el jardín que posee es impresionante. Y no dejes de ver el Museo del Vestido, que tiene una colección de más de 700 vestidos que se hicieron para la santa.

Luego de esa vuelta, camina hacia la Plaza de los Portales. Esta particular plaza fue hecha durante el siglo XVIII y se terminó a principios del XIX. Los edificios tienen las paredes llenas de inscripciones, escritas durante periodos de gran carácter histórico mexicano. Además, su glorieta tiene una formación muy curiosa, de estilo Art Decó. Tampoco te puedes perder una vuelta en la plaza Tío Piolín. En ella puedes ver una gran roca utilizada antes de la conquista para diferentes sacrificios religiosos.

Sin embargo, si eres una persona que le gustan los milagros, deberías darte una vuelta en la Capilla del Llanito, donde una figura de Santo Niño ha sido catalogada como milagrosa por los pobladores, pues consideran que tiene grandes poderes de curación.

En Xico también se distinguen por el cuidado que hacen a la naturaleza. Esto se puede ver reflejado en las artesanías que fabrican con puros productos orgánicos. Por ejemplo, máscaras de madera, figurillas de mazorca de maíz y talladas en madera de café.

Nos queda claro que Xico es un lugar de gran variedad natural. Pero también hace falta hacer mención a sus magníficas cascadas. Rodeada de ríos y rachuelos, las que más se conocen y se disfrutan en la zona son la cascada de la monja y la de Texolo. Si te gusta apreciar cómo cae el agua desde una altura descomunal, visita la de Texolo, que posee un mirador específico para este propósito. Además, los 70 metros de caída te dejarán maravillado con su esplendor.

Cuando estés deseoso de calmar el frío que tienes, te recomiendo dirigirte a la calle Hidalgo. No sólo encontrarás unas tiendas de mole delicioso, sino una gran infinidad de variedades de licores. Desde los sabores tradicionales hasta algunos exóticos, como mora verde, los puedes encontrar aquí, elaborados, en su mayoría, de forma artesanal, por los habitantes.

El café de Xico es una de las razones por lo que querrás visitar este pueblo mágico de Veracruz. Su sabor es único, incluso dentro de la región cafetalera de Veracruz. Una taza de café, en medio del clima templado de Xico, es todo lo que necesitas para recargar energía en tus vacaciones y volver a la carga del trabajo.