Tips para llegar a un hotel pet friendly

La felicidad de un viajero al descubrir un destino aumenta si va acompañado de su mascota. Siempre fieles, los perros pueden ser de especial ayuda en expediciones y espacios abiertos. Pero cuando los llevamos a ciudades y, por las tardes, queremos salir a dar un paseo un poco largo por nuestra cuenta, debe quedarse en la habitación de los hoteles donde nos hospedemos. El único detalle, es que si se estresa, nuestro amigo puede generarnos grandes problemas con la administración del hotel. Sigue estos pasos para que eso no suceda.

El olfato es uno de los sentidos más desarrollados de un perro. Es por ello que, cuando llegan a un sitio diferente, se pueden poner nerviosos al no reconocer el olor. Si llevas su cama y su comida, y los estableces antes de que entre, lo harás sentir mucho mejor.

Al estar en un entorno absolutamente diferente, las mascotas pueden comenzar a sentir ansiedad si notan que sus dueños no regresan al poco tiempo de que los dejaron en la habitación. Es recomendable acostumbrarla a nuestra ausencia, comenzando con salidas de pocos minutos hasta varias de 20 a 30, si el tiempo del viaje nos lo permite. Así, nuestro amigo comenzará a entender que, sin importar la tardanza, terminamos regresando al cuarto.

Por si acaso, y aunque no lo haga en casa, cierra la tapa del excusado. Quizá esté educado para no beber de esos lugares, pero si está fuera de su hogar, puede comenzar a realizar algunas cosas que no hace allá. Más vale prevenir que lamentar.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es la basura que se encuentre en el cuarto. En un momento de aburrimiento extremo, tu mascota es capaz de vaciar los contenedores de basura y redecorar la habitación con la misma. Por ello, lo mejor que puedes hacer es levantar todo lo que no quieres encontrar como parte del nuevo estilo del cuarto, incluyendo zapatos rotos o papeles despedazados por un cachorro sin qué hacer.

Un perro que se encuentra demasiado nervioso, o aburrido, cuando no está su dueño puede comenzar a morder algunas cosas. Es por ello que es muy buena idea llevar sus juguetes y dejarlos en el suelo, de tal forma que pueda utilizarlos para divertirse, pero que no se tenga que subir a la cama, para que no deje huella de su paso por ahí.

Para facilitar que nuestro amigo esté en calma, podemos mantener prendida la radio o la televisión, amortiguando los ruidos provenientes de los pasillos y que lo puedan alterar. Al mismo tiempo, será de gran utilidad para disminuir el sonido causado por sus ladridos.

Si tu compromiso fuera del hotel durará varias horas, calcula la cantidad de agua y alimento que requerirá tu perro, incluso si tardas más de lo que tenías planeado. Considera también que deberás sacarlo antes, para que pueda ocuparse de sus necesidades hasta que vuelvas. Finalmente, no olvides el letrero de No Molestar en la puerta, para que no ingresen a limpiar el cuarto.

Para asegurar el mejor viaje posible, es recomendable que consultes con las agencias de viaje (http://www.seccionamarilla.com.mx/categorias/agencias-de-viajes). Ellas te podrán orientar sobre los hoteles, formas de transportación y recomendaciones diferentes para que el viaje con tu mascota sea excelente.